miércoles

HORTENSIA

Entre la puerta abierta y una gastada bombilla amarillenta encendida esta Hortensia. Peinada como siempre, el lápiz de labios recién aplicado, vestida con falda oscura hasta bajo la rodilla y una blusa color crema, oye los acompasados pasos del arquitecto en la escalera. Desde la cuarta planta de su antiguo edificio, Hortensia sólo oye.

La conclusión es que hay que tomar medidas de seguridad en sus antiguos falsos techos, los que fueron construidos hacía ya 80 años, antes de la muerte de su madre.

Con el golpe del cierre de la puerta, al despedir al arquitecto, se desplomó el falso techo.

Hortensia ya tampoco oye.

2 comentarios:

Miriam Chepsy dijo...

Hola Giaka, leí tranquilamente tu Hortensia y pensé que donde dice: la conclusión...parece que se corta lo fluído del párrafo anteriro. Pienso que, en relidad, podía no ser nadie especial la visita. Simplemente, que al irse quien se fuera, y golpear, se desplomara el vetusto cielorraso. Lo específico de la visita no tiene importancia, me parece, ni que de antemano se sepa que el cielorraso debe ser reparado.
En fin, fue mi impresión. Y me encantó la historia es re buena, y también entiendo que pongas un arq. pero no es indispensable...Quizás fuera mejor una inspección de inmuebles rutinaria, porque si no ve, si sólo oye, cómo sabía que tenía que ir su arquitecto a ver el cielorraso?
Saludiños,
Miriam

RosaMaría dijo...

Disiento con mi amiga, amorosamente por supuesto y me confirmo en mi intuición ahora no ve, no siente, no oye.
Te felicito breve y bueno.